cuentasCdigital CCDigitalrd
Domingo, Octubre 22, 2017

 
Sábado, 24 Junio 2017 23:41

Respetar a la mamá

  • Imprimir
  • Email

Por Cándida Figuereo

Respetar a la mamá es algo muy sagrado que cada hijo debe aprender en la medida en que va creciendo, sabedor de que absolutamente nadie puede como ella compensar un amor tal excelso que no tiene precio.

Las madres son heroínas sin galardón. Llevan al hijo o hija  en su vientre durante 9 meses, si no ocurre  un imprevisto que motive sacarlo antes de tiempo en un parto  de sietemesina con solo dos libras y una onza de peso. Entonces sigue el cuidado extremo indicado por el pediatra hasta que la  niña se reponga de esa prematuridad.

Salida de la sala con cuidados especiales, en la casa la madre debe llevar las reglas indicadas por el pediatra hasta que la criatura rebase la condición  que presenta.

Esa chiquitita puede ser, en su adultez, una excelente arquitecta de la que su madre se sentirá orgullosa. Igual se sentirá por la opción que elijas para abrirse paso en la vida en este mundo convulso.

En fin, sea con título universitario o sin título, la madre siempre se sentirá orgullosa de sus hijos y hará por ellos todo lo que esté a su alcance para que sean los mejores del mundo.

Muchas madres, fruto de su esfuerzo, logran que sus hijos salgan adelante en buena lid, por el camino correcto. Otras sufren mucho cuando alguno se desvía por el camino equivocado.

Sea como sea, para las madres ningún hijo es mejor que el suyo. El hijo espontáneamente debe reciprocar esa actitud de su progenitora.

Es penoso que haya demonios con el  apelativo de “hijos o hijas” que golpeen  a su madre porque no cocinó, como publicó un medios de comunicación. Quien  osa hacer esto  recibe el desprecio de la colectividad. Esto produce espanto.

Un hijo o hija, jamás debe atentar contra su madre o su padre. Lo que si se debe hacer es adorarlos. Tampoco deben criticar a la mamá o al papá cuando uno de los dos, sin la ayuda del otro, pasa las de Caín  para que los chicos salgan adelante estudiando y aprendiendo un oficio.

Para las madres sus hijos son como sus propios ojos.  Todo hijo debe sentirse orgulloso de tenerla, amarla y darle todo lo que esté a su alcance. De ningún modo, quede claro, jamás ningún hijo podrá retribuir ese amor excelso, incondicional de la mamá.

Respetar a la mamá debe ser un símil a respetar a Dios. Si no se respeta una cosa o la otra, ¿qué sentido tiene tú vida?  Siempre hay tiempo para pedir perdón y enderezarse. La madre, pese al dolor que le causen, siempre amará a sus hijos. Cándida Figuereo, es periodista y reside en la ciudad de Santo Domingo, RD.


Opiniones

  • Por Francisco Luciano Todo parece indicar que un influyente sector de  poder, anda buscando desacreditar las instituciones que a fuerza de trabajo, esfuerzos  y sacrificios  ha l...
  • Por Cándida Figuereo En el transcurso de mi existencia he aprendido la importancia de no hacer daño a nadie de manera expresa, absolutamente a nadie, para favorecerme de tal o cua...
  • La cleptomanía de los políticos dominicanos Por Luis D. Santamaría La República Dominicana es un país en que la mayoría de los que incursionan en l...
  • Por Cándida Figuereo Figueroa Aprendí de mi madre, Altagracia Figueroa que en gloria esté,  la importancia de la humildad y el trato equitativo con chicos, jóve...
  • Por Salvador Holguín Son muchas las versiones que han surgido en torno al regreso repentino y sorpresivo sin agotar su agenda pautada en la Organización de las Naciones Unidas (ON...
  • La evaluación del desempeño debe ser apegada a la ley con justicia y equidad Por Nelly Amador Según nuestra Ley General de Educación 66-97, en su artículo...
  • Por Cándida Figuereo Los fenómenos atmosféricos  son las pruebas más fehacientes de la vulnerabilidad del ser humano. Usualmente creemos saberlo todo, pese a qu...