cuentasCdigital CCDigitalrd
Domingo, Febrero 18, 2018

 
Domingo, 11 Febrero 2018 22:55

Llega el final de la era del dinero barato y el mundo se mueve en otro escenario

  • Imprimir
  • Email

NUEVA YORK.- Hasta no hace mucho, las bolsas en Estados Unidos estaban en auge, encantadas con la disposición del presidente Donald Trump a eliminar normas y bajar impuestos. Todas las economías grandes estaban en expansión. Lo peor que podía pasar, según los amos del dinero, era que los inversores se vieran llevados a inversiones irresponsables, asumiendo demasiado riesgo por creer que los peligros del mercado habían sido domados.

Y los peligros ya estaban ahí. Se terminaba la era de una década forjada por los bancos centrales de Asia, Europa y EE.UU. de acceso fácil al dinero, abriendo un capítulo en el que las corporaciones tendrán que pagar más para tomar crédito y la gente tendrá que pagar más para financiar casas, autos y otras compras.

Los inversores concluyeron que las tasas de interés subirían más rápido de lo que habían anticipado casi con certeza en EE.UU. y quizás eventualmente en Europa y Asia. Sacaron su tesoro de las acciones y lo confiaron a repositorios de riqueza más seguros, como los bonos y el efectivo.

La ola vendedora comenzó en Nueva York, siguió en Asia y Europa y completó su viaje global con una fuerte caída donde había comenzado. No se requiere un título en finanzas para adivinar la lección del momento: los mercados bajan además de subir, realidad a menudo olvidada en medio de las celebraciones con las que se recibe un récord en las bolsas.

La economía estadounidense comenzó a ir de la frivolidad de una fiesta bursátil al clima sombrío de una vigilia junto a un lecho de enfermo. "Estados Unidos es por gran margen el mayor mercado del mundo", dijo Aurav Saroliya, director de estrategia macro global de Oxford Economics en Londres. "Su crecimiento tiene fuerte influencia sobre las economías en todas partes. Si el mercado más grande está vendiendo, eso tiene un efecto poderoso sobre el ánimo de los inversores. Hace que la gente se vuelva adversa al riesgo", advirtió.

El temor que dominó a Estados Unidos fue generado por los buenos tiempos. Al imponerse la noción de que las operaciones en la bolsa estaban dominadas por un exceso de exuberancia, aumentaron las probabilidades de que la Reserva Federal ahogara la fiesta elevando las tasas de interés más de lo previsto.

Los bancos centrales son vistos por los inversores como personas adultas cruciales pero adversas a la diversión, encargadas de estar atentas a la aparición de problemas. La expansión económica global en marcha es en gran parte producto de que la Fed desató una oferta abrumadora de crédito tras el comienzo de la crisis financiera en 2008, combinado con un torrente de dinero más lento, pero eventualmente efectivo, lanzado por el Banco Central Europeo.

Pero cuando la fiesta se descontrola -cuando las economías se aceleran y las acciones ascienden a niveles que no se condicen con la evolución de los factores subyacentes- los banqueros centrales elevan las tasas de interés para contener los riesgos.

Al ser más caro el crédito, se reduce la especulación que puede terminar mal. Se desaceleran el crecimiento y se hacen menos atractivas las acciones, porque las corporaciones deben pagar más por sus deudas. Los inversores pueden ganar más reteniendo efectivo o con bonos, en vez de aceptar el riesgo mayor de las acciones.

La amarga ironía de la actual baja es que fue detonada por la aparición de algo que el mundo ha estado esperando por años: salarios más altos.

A la vez que caía el desempleo en Gran Bretaña, Japón y EE.UU., las compañías siguieron encontrando cómo hacer más productos y vender más servicios sin pagar más a sus empleados, algo que fue fuente de descontento entre los trabajadores.

Días atrás la instantánea mensual del mercado laboral estadounidense reveló que los salarios habían subido 2,9% interanual en enero. La fuerte demanda de mano de obra fuerza a los empleadores a pagar más.

Esto pareció presagiar un fortalecimiento de la capacidad de consumo. Si más trabajadores se llevan a casa más dinero, presumiblemente estarán más dispuestos a comprar casas y autos, generando empleos en la construcción y en plantas automotrices. Este supuesto ciclo virtuoso parecía amplificar el crecimiento global. Más autos hechos en Estados Unidos requerirían más frenos hechos en México y más circuitos armados en China, más cobre extraído de las minas de Chile. Más construcción requeriría equipo de Alemania y Japón y más mineral de hierro de Brasil.

Pero el alza de los salarios significó algo más. Fue un alerta da los inversores sobre una potencial inflación o alza de precios. La Fed, siempre vigilante, blande una herramienta estándar para ahogar la inflación si es necesario: subir las tasas de interés.

Así, un informe positivo de empleo fue motivo para la venta apurada de acciones. Elevó las probabilidades de que la Fed subiera más rápido las tasas. Llevó a la pregunta de cuánto tiempo podría el Banco Central Europeo mantener tasas ultra bajas.

En el último año, Europa se ha sacudido las preocupaciones perpetuas de una declinación constante para emerger como una de las economías grandes de mayor crecimiento. La inflación sigue baja en Europa, lo que sostiene la previsión de que el banco central buscará recuperar su dinero gratis lentamente.

Pero si la Fed elevara las tasas más rápido, podría llevar a Europa y quizás a Japón a seguir ese camino. De otro modo, EE.UU. estaría en posición de captar una porción desproporcionada de la inversión global.

Algunos economistas piensan que los comentarios negativos son exagerados y que las bolsas se mueven por emociones no vinculadas con la realidad. Los factores que impulsan la expansión en Estados Unidos están intactos. Los salarios en alza deberían inyectar dinero para gastar sin recurrir a alguna novedosa burbuja crediticia que termine mal.

Los bancos centrales retienen billones de dólares en sus balances destinados a la compra de activos financieros, lo que implica la disponibilidad de crédito. Y volver a tasas de interés más altas es inevitable, un giro saludable para una economía mundial que puede dar por terminada la crisis financiera iniciada hace una década. "Nos acostumbramos a este ambiente de tasas de interés bajas", afirmó Robert Bergqvist, jefe de economistas de SEB, un banco global de inversión con sede en Estocolmo.

La expansión global ha generado comentarios esperanzados respecto de que hay múltiples motores de crecimiento. Pero en los últimos días, el repentino deterioro de los precios de las acciones en Wall Street se convirtió en una corrida global.

Los estados de ánimo son un fenómeno viral. Pero los problemas en los mercados destacan el hecho de que las fortunas económicas reales están fusionadas. Si General Electric, Ford y otras multinacionales ven caer el precio de sus acciones al crecer el costo del crédito, podrían limitar su expansión. La tendencia podría provocar una baja de pedidos de chips de computadora de Taiwány autopartes de la República Checa. Podría enfriar la demanda de materias primas que se cosechan en la Argentina, la India y Sudáfrica.

Traducción de Gabriel Zadunaisky


Opiniones

  • Por Cándida Figuereo Figueroa Conocí al padre Rogelio Cruz en el sector de Cristo Rey, en Santo Domingo, donde ostentaba la función de sacerdote en un momento en q...
  • Por Cándida Figuereo Figueroa A lo largo de la historia, generación tras generación, el síndrome de la maldad ha estado presente en una parte de la humanidad que...
  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini     Todo lector de la Grecia clásica tropieza con la fascinante figura de Alcibíades, un general ateniense que durante la gu...
  • Por Rigoberto Bello El año que recién terminó no fue nada halagüeño para los moradores de los barrios populares del municipio Santo Domingo Este. A dife...
  • Por Roberto Valenzuela Cada vez que me toca ir a la sede de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) o a una de sus dependencias, salgo perturbado, con el alma rota de ...
  • Por Rigoberto Bello A raíz de la reciente ola de robos, atracos,  asesinatos  que se han registrado en los últimos días en el país, cabe hacerse la siguien...
  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini Los nobles saudíes dificultan su individualización cuando se mezclan vistiendo la kufiyya, tradicional pañuelo con el que se cubren...