cuentasCdigital CCDigitalrd
Domingo, Febrero 18, 2018

 
Lunes, 22 Enero 2018 13:17

En Guayubín los muertos resucitan para favorecer intereses particulares de un senador

  • Imprimir
  • Email

Por Claudio Acevedo

SANTO DOMINGO, RD.- El investigador internacional Ángel Martínez se trasladó a Guayubín junto con una comisión de Europa para verificar el atropello de que están siendo víctimas los campesinos de la zona, en la provincia de Montecristi, por parte del senador Heinz Vieluf Cabrera, del partido en el poder. 

Dirigiéndose a los mismos, el especialista internacional en asuntos de investigaciones  dijo que no están solos, que de su lado están la razón, la justicia real y el derecho como propietarios verdaderos de esas tierras que son objetos de la ambición desbordada del mencionado senador.

Para poner en evidencia hasta dónde está dispuesto a llegar ese señor senador en la utilización de recursos tramposos y dolosos, Julio Medina Grullón, propietario de tierras del lugar, denunció que Carlos Asencio, quien falleció hace 36 años en Santo Domingo, aparece como colindante, lo que lo llevó a preguntarse que desde cuándo los muertos resucitan y regresan del más allá para firmar papeles y realizar actos civiles pertenecientes al mundo de los vivos.

El detective internacional Ángel Martínez dijo que en su pretensión de usurpar mediante procedimientos amañados terrenos ajenos, el senador montecristeño ha recurrido al falso expediente de resucitar a los muertos.

Expresó que los campesinos de quienes se ha constituido en defensor, fueron apresados únicamente por la orden de Vieluf Cabrera, quien además de usurpador de terrenos, también se ha erigido en sustituto de la justicia, del fiscal y de las autoridades locales, a las cuales le ha pasado por encima, como si su condición de senador le confiriera algún poder superior para violar el orden legal establecido en beneficio propio.

Dijo que los campesinos del lugar tienen más de 50 años trabajando esas tierras y ahora encuentran que no pueden acceder a ellas debido a que el susodicho senador mandó a ponerles candados en sus puertas, como todo un amo y señor feudal, luego de que hiciera traer un camión lleno de militares que actuaron como esbirros particulares  del congresista.

El doctor Ángel Martínez indicó que en lugar de representar a las comunidades de la provincia, el senador Heinz Vieluf Cabrera lo que hace es representarse a sí mismo. Acusó a las autoridades del municipio y de la provincia de hacerse cómplice con su silencio de los desmanes de dicho senador, al hacerse a un lado frente a la injusticia y el atropello que pretende cometer en perjuicio de los infelices campesinos.

Refirió que actuando como un cacique, el senador impartió la orden al teniente del cuartel local de arrestarlos sin la orden de ninguna autoridad judicial. Ante esa injusticia, el detective pidió arrodillados al Todopoderoso, junto a los campesinos, y  al presidente de la República, Danilo Medina, que no permita que este senador se apodere de la tierra de los campesinos utilizando medios fraudulentos y valiéndose de su estatus de legislador.

Por su parte, los representantes europeos que se encontraban en el lugar para comprobar la situación In situ,  proclamaron el respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a la cual invitaron a las autoridades a ceñirse como país signatario de la misma, uniéndose así a los justos reclamos de los campesinos por preservar la propiedad legal de las tierras de las que pretenden apropiarse a la fuerza, a las malas, ya que los usurpadores no tienen la razón.

Expresaron que están en el país para denunciar internacionalmente la violación de la ley y defender el derecho de los ciudadanos, sin importar su humilde condición.

Finalmente, Ángel Martínez alertó a la opinión pública, a las instituciones judiciales y al presidente de la nación, a actuar como garantes de esos derechos, que no pueden ser sobreseídos en beneficio del interés de una sola persona que se ha abrogado derechos de propiedad que no le corresponden.

 


Opiniones

  • Por Cándida Figuereo Figueroa Conocí al padre Rogelio Cruz en el sector de Cristo Rey, en Santo Domingo, donde ostentaba la función de sacerdote en un momento en q...
  • Por Cándida Figuereo Figueroa A lo largo de la historia, generación tras generación, el síndrome de la maldad ha estado presente en una parte de la humanidad que...
  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini     Todo lector de la Grecia clásica tropieza con la fascinante figura de Alcibíades, un general ateniense que durante la gu...
  • Por Rigoberto Bello El año que recién terminó no fue nada halagüeño para los moradores de los barrios populares del municipio Santo Domingo Este. A dife...
  • Por Roberto Valenzuela Cada vez que me toca ir a la sede de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) o a una de sus dependencias, salgo perturbado, con el alma rota de ...
  • Por Rigoberto Bello A raíz de la reciente ola de robos, atracos,  asesinatos  que se han registrado en los últimos días en el país, cabe hacerse la siguien...
  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini Los nobles saudíes dificultan su individualización cuando se mezclan vistiendo la kufiyya, tradicional pañuelo con el que se cubren...