cuentasCdigital CCDigitalrd
Viernes, Enero 19, 2018

 
Lunes, 11 Diciembre 2017 01:39

Aviones eléctricos o la nueva energía en el aire

  • Imprimir
  • Email

LONDRES (The Economist).- Los autos eléctricos son limpios y silenciosos. Y, según parece, son el futuro. Tesla, una firma estadounidense que ha hecho mucho por ayudar a que los autos eléctricos pierdan su imagen de producto de lujo para gente con preocupaciones ecologistas, tiene dificultades para cubrir la demanda de su Modelo 3 de gama media (aunque eso no le ha impedido anunciar sus planes para fabricar camiones eléctricos también). Volvo, fabricante sueco, ha dicho que desde 2019 todos sus autos serán eléctricos, al menos en parte. Volkswagen tiene planes de ofrecer opciones a batería en todas sus marcas; General Motors ha hecho ruidos similares. Algunos países, incluyendo China, Gran Bretaña y Francia, están pensando en prohibir vehículos con motor a combustión interna, algo que tendría efecto en un par de décadas.

No todas las formas de transporte son igualmente fáciles de electrificar. Una de las más difíciles es la aviación, en la que el poder de las baterías se choca con un problema serio: el peso. Los combustibles fósiles contienen aproximadamente 100 veces la energía que una batería de ion-litio. En tierra, ese es un problema que se puede resolver con diseño. Para una máquina que debe alzarse al cielo, es mucho más difícil. Pero no imposible.

Docenas de firmas están trabajando en aviones a electricidad de todas las formas y tamaños. Algunos asemejan autos voladores, como los que respalda Larry Page, uno de los fundadores de Google. Otros son máquinas al estilo de los drones, que podrían operar como taxis aéreos autónomos. Pipistrel, una compañía eslovena, ya hace un avión de entrenamiento eléctrico de dos asientos. Airbus produjo otro avión de dos asientos, el E-fan, aunque recientemente abandonó el proyecto.

La razón se hizo evidente el 28 de noviembre, cuando Airbus anunció algo más ambicioso. Se asoció con Rolls-Royce, fabricante de turbinas de jet británico, y Siemens, un grupo eléctrico alemán, para convertir a un pequeño avión comercial en un aparato de prueba volador, para demostrar la factibilidad de propulsión híbrida-eléctrica. "Estamos entrando en un nuevo mundo de la aviación" dijo Frank Anton, jefe de Siemens Aircraft. Y predijo que la energía eléctrica será tan significativa para la aviación comercial como lo fue la invención del motor de jet.

La visión general es que la tecnología de las baterías aún no está a la altura de fabricar aviones comerciales totalmente eléctricos. Pero los sistemas híbridos acercarán a las aeronaves eléctricas al despegue.

El equipo de Airbus piensa modificar un BAE 146, un avión regional de 100 asientos con cuatro motores de jet convencionales. El primer paso será reemplazar uno de esos motores con una unidad eléctrica de 2 MV, consistente en una hélice contenida en una carcasa. Como pasa en un auto híbrido, la hélice será movida por la combinación de una batería y un extendedor de autonomía, que podrá encenderse en etapas del vuelo para alimentar las hélices o cargar la batería.

Los vuelos de prueba comenzarían en 2020. Si son exitosos, se reemplazará un segundo motor. Se espera que los resultados provean suficientes datos para diseñar un avión híbrido-eléctrico con 50 o 100 asientos, que entraría en servicio hacia 2030.

Otros aviones podrían estar antes en el aire. Zunum Aero, una firma con sede cerca de Seattle, espera tener un avión de 12 asientos híbrido-eléctrico listo para volar en 2022, ayudada por inversiones de Boeing y JetBlue.

Tales aeronaves, esperan sus diseñadores, servirán como puente a aviones plenamente eléctricos. Superar el problema del peso será complicado. Para los aviones grandes que vuelan rutas largas, la electrificación plena puede no llegar a darse jamás, aunque sistemas híbridos reducirían su consumo de combustible. Pero los cambios de diseño pueden ayudar. Airbus cree que puede incorporar sus motores eléctricos al fuselaje para reducir la resistencia al aire. Y la energía eléctrica ofrece ventajas que compensan sus grandes problemas. Una es que los motores de combustión no son muy eficientes en la conversión de su energía a movimiento. Mucha energía se desperdicia como calor, mientras que un motor eléctrico puede rendir mucho más y tienen muchas menos partes, lo que significa que requieren menos mantenimiento, que es un alto costo en la aviación.


Opiniones

  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini     Todo lector de la Grecia clásica tropieza con la fascinante figura de Alcibíades, un general ateniense que durante la gu...
  • Por Rigoberto Bello El año que recién terminó no fue nada halagüeño para los moradores de los barrios populares del municipio Santo Domingo Este. A dife...
  • Por Roberto Valenzuela Cada vez que me toca ir a la sede de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) o a una de sus dependencias, salgo perturbado, con el alma rota de ...
  • Por Rigoberto Bello A raíz de la reciente ola de robos, atracos,  asesinatos  que se han registrado en los últimos días en el país, cabe hacerse la siguien...
  • Por Augusto Manzanal Ciancaglini Los nobles saudíes dificultan su individualización cuando se mezclan vistiendo la kufiyya, tradicional pañuelo con el que se cubren...
  •   Por Elvi Paredes Desde su nacimiento, el pueblo dominicano ha estado integrado por gente sencilla, humilde, gente buena, con costumbres solidarias. Acostumbrado a ofrecer un boca...
  • Por Elvi Paredes Desde los propios comienzos de la humanidad, los seres humanos han buscado las formas de entenderse, de conciliar, de convivir, pues de otra forma, hoy no estuviera escribi...